RELIEVE  REBUILD

Juntos, podemos reconstruir Puerto Rico

El daño devastador que el huracán María ha traído a Puerto Rico ha empeorado la situación de la isla que enfrenta la crisis de la deuda pública y la recesión, lo cual ha hecho sufrir a las familias puertorriqueñas durante décadas. Es inmoral insistir en que antes de que las familias puertorriqueñas puedan reconstruir sus hogares, sus hospitales, sus escuelas y sus carreteras, primero deben pagarles a los bancos. ¡Es hora de eliminar la deuda pública de Puerto Rico por completo!

Únete a Vamos4PR y nuestros amigos para exigir que la deuda pública sea cancelada. El gobierno de Puerto Rico, la junta fiscal, el tribunal federal de bancarrota y el Congreso deben defender los intereses del pueblo puertorriqueño, no los bancos que jugaron un papel importante en la creación de la crisis fiscal de la isla.

Agrega tu nombre a la lucha por Puerto Rico

Exigimos que a medida que los miembros de la Junta Supervisión Fiscal de Puerto Rico desarrollan un nuevo plan fiscal posterior a los huracanes para la isla, deban cancelar el pago de la deuda.

 

La Junta de Supervisión Fiscal, que tiene el control del presupuesto del gobierno de Puerto Rico por la ley federal de PROMESA, está preparando un nuevo plan fiscal en respuesta a los huracanes que devastaron a la isla. El nuevo plan debe incluir cero pagos de deuda a Wall Street y los grandes bancos, que han sacado miles de millones de dólares de ganancias de Puerto Rico.
 
Con cero pagos, cualquier ayuda que llegue a la isla y cualquier plan de desarrollo económico justo y productivo se puede poners al servicio de la población puertorriqueña.

Los huracanes Irma y María dejaron Puerto Rico en circunstancias extremas, destruyendo los sistemas de electricidad, agua y telecomunicaciones. Esto empeoró las condiciones en la isla, cuya gente ya había sufrido durante años debido a recortes en los servicios públicos, incluido el cierre de más de 300 escuelas y reducciones en los presupuestos de atención médica que dejaron al único hospital pediátrico de la isla en riesgo de perder su electricidad, para pagar su deuda de $ 72 mil millones.

Puerto Rico no puede esperar de recuperarse del daño de la tormenta si su gente se ve obligada a pagar a Wall Street antes de hacerse cargo de sus propias necesidades. La economía de Puerto Rico no podrá respaldar a las familias trabajadoras a menos que se le dé un borrón y cuenta nueva por su deuda pública.

¡Más ayuda, cero deuda! Trabajemos para un #JustRecovery con una economía que funcione para todos los puertorriqueños.

Muestra tu solidaridad, comparte nuestros gráficos